¡Bienvenidos al mundo de las reformas para el hogar! En este nuevo artículo, te enseñaré cómo reemplazar un inodoro con desagüe vertical por uno suspendido. Si estás buscando una forma de modernizar tu baño y mejorar su apariencia, esta es una excelente opción. Aunque pueda parecer una tarea complicada, con los materiales adecuados y la información correcta, podrás realizar esta reforma por ti mismo y en poco tiempo. ¡Comencemos!

Cómo reemplazar un inodoro con desagüe vertical por uno suspendido

Comprueba que el desagüe vertical pueda soportar el peso del inodoro suspendido

Antes de sustituir un inodoro con desagüe vertical por uno suspendido, es importante comprobar que el desagüe vertical pueda soportar el peso del nuevo inodoro. Si el desagüe no es lo suficientemente resistente, podría haber una fuga o incluso una rotura.

¿Sería posible sustituir un inodoro con desagüe vertical por un inodoro suspendido?

Para determinar si el desagüe vertical puede soportar el peso del inodoro suspendido, se debe tener en cuenta el peso del inodoro y el peso de la persona que lo usará. En promedio, un inodoro suspendido pesa alrededor de 20-30 kg, mientras que una persona promedio pesa alrededor de 70 kg.

Es importante recordar que el desagüe vertical no solo debe soportar el peso del inodoro y la persona, sino también la presión del agua y los desechos que pasan a través de él.

Para comprobar si el desagüe vertical puede soportar el peso del inodoro suspendido, se recomienda contratar a un fontanero profesional para que realice una inspección. El fontanero podrá determinar si el desagüe vertical es lo suficientemente resistente y, en caso contrario, recomendar las medidas necesarias para reforzarlo.

Retira el inodoro antiguo y cierra la llave de agua

Para sustituir un inodoro con desagüe vertical por un inodoro suspendido, lo primero que debemos hacer es retirar el inodoro antiguo. Para ello, es necesario cortar el suministro de agua al inodoro cerrando la llave de paso que se encuentra en la pared detrás del inodoro.

Una vez cerrada la llave de paso, hay que vaciar el agua del tanque del inodoro. Para hacerlo, se debe tirar de la cadena del inodoro hasta que se vacíe completamente. A continuación, se debe retirar el agua restante del tanque con una esponja o un trapo.

Después de vaciar el tanque, es momento de retirar el inodoro. Para ello, se deben retirar los tornillos que sujetan el inodoro al suelo y levantarlo suavemente para retirarlo del desagüe. Es importante tener en cuenta que el inodoro antiguo puede ser bastante pesado, por lo que se recomienda que lo retiren dos personas.

Una vez retirado el inodoro antiguo, es importante tapar el desagüe para evitar malos olores. Para ello, se puede usar un tapón de goma o una toalla vieja.

Para ello, es necesario cortar el suministro de agua al inodoro cerrando la llave de paso que se encuentra en la pared detrás del inodoro y retirar el agua del tanque. A continuación, se debe retirar el inodoro antiguo y tapar el desagüe para evitar malos olores.

Instala el bastidor del inodoro suspendido y asegúralo al piso y a la pared

Si estás pensando en cambiar tu inodoro por uno suspendido, es importante que sepas que para su correcta instalación necesitas un bastidor que lo sostenga. En este artículo te explicaremos cómo instalar el bastidor del inodoro suspendido y asegurarlo al piso y a la pared.

Para empezar, necesitarás herramientas como un taladro, una llave inglesa, un nivel y tornillos de expansión. Además, deberás comprobar que la pared y el suelo donde instalarás el bastidor sean lo suficientemente resistentes para soportar el peso del inodoro y el usuario.

A continuación, te indicamos los pasos a seguir:

1. Marca la ubicación del bastidor en la pared y en el suelo. Para ello, utiliza un nivel para que quede recto y asegúrate de que esté a la altura adecuada para la instalación del inodoro.

2. Realiza los agujeros en la pared y en el suelo donde irán los tornillos de expansión. Utiliza una broca adecuada para el tipo de pared y suelo que tengas.

3. Inserta los tornillos de expansión en los agujeros y asegúralos con una llave inglesa.

4. Coloca el bastidor en los tornillos de expansión y asegúralo con tornillos.

5. Conecta las tuberías de agua al bastidor y realiza las conexiones necesarias para el correcto funcionamiento del inodoro.

6. Por último, coloca el inodoro suspendido en el bastidor y asegúralo siguiendo las instrucciones del fabricante.

Siguiendo estos pasos, podrás instalar el bastidor del inodoro suspendido de manera segura y sin complicaciones. Recuerda siempre seguir las instrucciones del fabricante y tomar las medidas de seguridad necesarias para evitar accidentes.

Conecta las tuberías de agua y desagüe al bastidor

Una vez que hayas instalado el bastidor para el inodoro suspendido, es importante conectar las tuberías de agua y desagüe correctamente.

Para la conexión de la tubería de agua, asegúrate de que el agua esté cerrada antes de comenzar. Luego, conecta la tubería de agua al bastidor y aprieta las tuercas de fijación. Asegúrate de que no haya fugas de agua antes de continuar.

Para la conexión de la tubería de desagüe, coloca el codo de desagüe en la tubería de desagüe vertical y aprieta las tuercas de fijación. Luego, conecta la tubería de desagüe del inodoro al codo de desagüe y aprieta las tuercas de fijación. Asegúrate de que todas las conexiones estén seguras y no haya fugas de agua.

Es recomendable que verifiques las conexiones varias veces antes de instalar el inodoro. Si tienes alguna duda sobre cómo conectar las tuberías de agua y desagüe, es importante que consultes a un profesional para evitar problemas en el futuro.

Recuerda que una buena instalación del inodoro suspendido depende en gran medida de la correcta conexión de las tuberías de agua y desagüe al bastidor.

Coloca la placa de montaje y el inodoro suspendido en el bastidor y ajústalos

Una vez que hayas comprobado que el bastidor está correctamente instalado y nivelado, es el momento de colocar la placa de montaje y el inodoro suspendido.

Para ello, sigue los siguientes pasos:

  1. Coloca la placa de montaje en el bastidor y ajústala según las instrucciones del fabricante. Asegúrate de que la placa esté bien sujeta al bastidor y que la distancia entre los orificios de la placa coincida con la distancia entre los pernos del bastidor.
  2. Coloca el inodoro suspendido en la placa de montaje, asegurándote de que esté nivelado y centrado. Si es necesario, ajusta la posición del inodoro suspendido en la placa de montaje.
  3. Utiliza las herramientas adecuadas para ajustar los tornillos de fijación del inodoro suspendido a la placa de montaje. Asegúrate de que los tornillos estén bien apretados.
  4. Verifica que la conexión entre el inodoro suspendido y la tubería de desagüe esté bien sellada y que no haya fugas.
  5. Por último, comprueba que el inodoro suspendido esté firmemente fijado al bastidor y que no haya movimiento ni vibración. Si es necesario, ajusta los tornillos de fijación.

Siguiendo estos pasos, podrás colocar la placa de montaje y el inodoro suspendido de forma correcta y segura en el bastidor. Recuerda siempre seguir las instrucciones del fabricante y utilizar las herramientas adecuadas para evitar cualquier problema en el futuro.

Conecta el sistema de descarga y la cisterna

En primer lugar, es importante mencionar que conectar el sistema de descarga y la cisterna es una de las partes más importantes en la instalación de un inodoro suspendido. A continuación, se detallan los pasos a seguir para realizar esta tarea:

1. Colocar la junta de goma en la base del inodoro suspendido y asegurarse de que quede bien ajustada.

2. Conectar el sistema de descarga al desagüe del suelo utilizando una tubería flexible. Es importante que esta conexión quede bien ajustada para evitar fugas de agua.

3. Fijar la cisterna en la pared utilizando los soportes correspondientes. Es importante que estos soportes queden bien sujetos a la pared para evitar movimientos.

4. Conectar la tubería de alimentación de agua a la cisterna. Es importante que esta conexión quede bien ajustada para evitar fugas de agua.

5. Realizar una prueba de funcionamiento para comprobar que todo está correctamente instalado. Para ello, llenar la cisterna de agua y comprobar que el agua fluye correctamente hacia el inodoro suspendido.

Siguiendo estos pasos, se podrá conectar el sistema de descarga y la cisterna de manera correcta, lo que permitirá disfrutar de un inodoro suspendido funcionando correctamente en el hogar.

Artículos relacionados