Cómo cambiar el purgador de mano en tu hogar: guía práctica.

¡Bienvenidos a mi nuevo artículo! En esta ocasión, les traigo una guía práctica sobre cómo cambiar el purgador de mano en tu hogar. Si alguna vez has tenido problemas con la cisterna, posiblemente se deba a que el purgador de mano esté obstruido o dañado. En este artículo, te enseñaré paso a paso cómo cambiar este componente de manera fácil y rápida, sin necesidad de llamar a un especialista. ¡Empecemos!

¿se puede cambiar el purgador de mano?

Identifica el tipo de purgador de mano que necesitas reemplazar

Si estás pensando en cambiar el purgador de mano de tu hogar, lo primero que debes hacer es identificar el tipo de purgador que necesitas reemplazar. A continuación, te presentamos los dos tipos de purgadores de mano más comunes:

  • Purgador de mano de bola: este tipo de purgador se caracteriza por tener una bola en el extremo de la palanca. Para reemplazarlo, deberás retirar la tuerca que lo sostiene y reemplazarlo por uno nuevo del mismo tamaño y modelo.
  • Purgador de mano de cuarto de vuelta: este tipo de purgador se caracteriza por tener una palanca que gira un cuarto de vuelta. Para reemplazarlo, deberás retirar la tuerca que lo sostiene y reemplazarlo por uno nuevo del mismo tamaño y modelo.

Es importante que tengas en cuenta que, antes de reemplazar el purgador de mano, debes cerrar la llave de paso del agua y asegurarte de que no quede agua en las tuberías. Además, debes asegurarte de que el nuevo purgador sea compatible con el modelo de la llave de paso. Si tienes dudas o no te sientes seguro para hacerlo tú mismo, es recomendable que busques la ayuda de un profesional.

Reúne las herramientas necesarias para realizar la tarea

Antes de comenzar a cambiar el purgador de mano, es importante que reúnas las herramientas necesarias para realizar la tarea. Algunas de las herramientas necesarias son:

  • Llave inglesa
  • Alicates
  • Cinta teflón
  • Pinzas
  • Destornillador
  • Trapo o papel
  • Llave de tubo

Es importante señalar que, antes de comenzar cualquier tarea, es importante asegurarse de que se tienen todas las herramientas necesarias. Además, es recomendable utilizar herramientas de calidad para garantizar el éxito de la tarea y evitar cualquier tipo de daño o problema.

Una vez que tengas todas las herramientas necesarias, podrás comenzar a cambiar el purgador de mano de forma segura y sin inconvenientes.

Cierra la válvula de agua que alimenta al purgador de mano

Antes de cambiar el purgador de mano, es importante que cierres la válvula de agua que lo alimenta. De esta manera, evitarás que salga agua mientras realizas el cambio y te mojes o incluso tengas un accidente.

Para cerrar la válvula, debes ubicarla en la tubería que alimenta al purgador de mano. Por lo general, se encuentra cerca del purgador o en la misma habitación donde está instalado. Si no estás seguro de su ubicación, revisa la tubería y busca una llave de paso que te permita cerrar el flujo de agua.

Una vez que hayas ubicado la válvula, ciérrala girando en sentido contrario a las agujas del reloj. Si la válvula es antigua, puede que necesites una llave inglesa para cerrarla. Si la válvula es nueva, es probable que se cierre con solo girarla con las manos.

Recuerda que es importante que cierres la válvula antes de cambiar el purgador de mano para evitar accidentes y daños en la tubería de agua.

Abre el purgador de mano para vaciar el agua restante

Cuando necesitas vaciar el agua restante de un radiador, el purgador de mano es una herramienta esencial. Si te preguntas si se puede cambiar el purgador de mano, la respuesta es sí. Aquí te dejamos los pasos para abrir el purgador de mano y vaciar el agua:

  1. Apaga la calefacción.
  2. Espera unos minutos para que el radiador se enfríe un poco.
  3. Coloca una toalla debajo del purgador de mano para recoger el agua que salga.
  4. Coloca una llave inglesa en el purgador de mano y gírala lentamente en sentido contrario a las agujas del reloj.
  5. Escucha el sonido del aire que entra en el radiador, lo que indica que el agua está saliendo.
  6. Espera a que todo el agua salga del radiador y ya puedes cerrar el purgador de mano.

Recuerda que es importante hacer esto de manera regular para asegurar que tu sistema de calefacción esté funcionando de manera óptima. Si necesitas cambiar el purgador de mano, asegúrate de comprar uno que sea compatible con tu radiador y sigue las instrucciones del fabricante para hacer el cambio. ¡Mantener tu sistema de calefacción en buen estado es clave para mantener tu hogar cálido y acogedor!

Desenrosca el purgador de mano antiguo con una llave inglesa

Si necesitas cambiar el purgador de mano antiguo de tu hogar, no te preocupes, este proceso es muy sencillo. Lo primero que debes hacer es asegurarte de tener las herramientas necesarias, en este caso, una llave inglesa.

A continuación, sigue estos pasos:

  1. Ubica el purgador de mano que deseas cambiar.
  2. Coloca la llave inglesa en el purgador y gira hacia la izquierda para desenroscarlo.
  3. Una vez que hayas desenroscado el purgador, retíralo con cuidado.
  4. Limpia la rosca del tubo en donde estaba instalado el purgador antiguo.
  5. Enrosca el nuevo purgador en la rosca del tubo con la mano hasta que quede bien sujeto.
  6. Por último, utiliza la llave inglesa para ajustar el nuevo purgador y asegurarte de que quede bien fijo.

¡Y listo! Con estos simples pasos, habrás cambiado el purgador de mano antiguo por uno nuevo sin necesidad de contratar a un profesional. Recuerda que si tienes alguna duda o no te sientes seguro realizando este proceso, siempre puedes pedir ayuda a alguien con más experiencia.

Limpia la rosca del tubo de conexión

Si estás pensando en cambiar el purgador de mano de tu hogar, es importante que sepas que antes de hacerlo debes limpiar la rosca del tubo de conexión. De esta forma, evitarás que se produzcan fugas de agua y que el nuevo purgador no encaje correctamente.

Para limpiar la rosca del tubo de conexión, sigue estos pasos:

  1. Apaga el suministro de agua: antes de manipular cualquier tubería o elemento de fontanería, es fundamental que apagues el suministro de agua para evitar accidentes.
  2. Desenrosca el purgador antiguo: utiliza una llave inglesa para desenroscar el purgador de mano antiguo. Una vez que lo hayas retirado, podrás ver la rosca del tubo de conexión.
  3. Limpia la rosca: utiliza un cepillo de cerdas suaves y un poco de alcohol para limpiar la rosca del tubo de conexión. Asegúrate de retirar cualquier resto de suciedad o de óxido que pueda haber acumulado.
  4. Enrosca el nuevo purgador: una vez que hayas limpiado la rosca del tubo de conexión, podrás enroscar el nuevo purgador de mano. Asegúrate de que queda bien ajustado para evitar fugas de agua.
  5. Abre el suministro de agua: por último, abre el suministro de agua y comprueba que no hay fugas en la conexión del purgador. Si todo está en orden, ¡ya podrás disfrutar de tu nuevo purgador de mano!

Recuerda que, si no te sientes seguro haciendo la instalación del purgador de mano, es mejor que contrates a un profesional de fontanería. De esta forma, te asegurarás de que la instalación se realiza correctamente y evitarás posibles accidentes.

Artículos relacionados