¿Quieres renovar el suelo de tu hogar y darle un toque moderno y sofisticado? La tarima flotante es una excelente opción para lograrlo. En este artículo te enseñaremos la mejor forma de colocar tarima flotante en tu hogar de manera sencilla y efectiva. Sigue leyendo para descubrir los pasos clave para lograr un resultado profesional y duradero.

La mejor forma de colocar tarima flotante en tu hogar.

Preparación del suelo - nivelar y limpiar la superficie antes de la instalación

Antes de comenzar la instalación de la tarima flotante es importante preparar bien el suelo. Esto es fundamental para asegurar una buena colocación y para evitar problemas futuros.

¿Qué sentido de colocación de tarima flotante es el más adecuado para esta vivienda?

Nivelar el suelo

Antes de colocar la tarima flotante, es necesario nivelar el suelo. Si el suelo tiene irregularidades, estas se reflejarán en la superficie de la tarima, haciendo que la instalación no quede uniforme.

Para nivelar el suelo, es recomendable utilizar una niveladora. Esta herramienta permite medir la altura de cada punto del suelo y así detectar las zonas que necesitan ser niveladas. Si el desnivel es muy grande, es posible que sea necesario utilizar mortero autonivelante para corregir la superficie.

Limpiar la superficie

Antes de colocar la tarima flotante es importante limpiar bien la superficie. Esto incluye retirar cualquier resto de material de construcción, polvo o suciedad. Si la superficie no está limpia, la capa de aislamiento y la propia tarima no se adherirán correctamente, lo que puede generar problemas en el futuro.

Para limpiar la superficie se recomienda utilizar una aspiradora, una escoba y un trapo húmedo. Es importante asegurarse de que no quede ningún residuo en la superficie antes de comenzar la instalación.

Conclusión

La preparación del suelo es una fase fundamental en la instalación de la tarima flotante. Nivelar y limpiar la superficie correctamente garantiza una instalación uniforme y evita problemas futuros. No te saltes este paso y asegúrate de que la superficie está en perfectas condiciones antes de comenzar la instalación.

Medición y cálculo de la cantidad de material necesario

Antes de comenzar con la colocación de la tarima flotante, es importante medir con precisión la superficie donde se va a instalar. De esta forma, se puede calcular la cantidad de material necesario para completar el trabajo.

Para medir la superficie, se debe tomar la longitud y el ancho de la habitación. Es importante tener en cuenta que se deben medir las zonas más anchas y más largas, incluyendo las zonas que sobresalen o las que tienen formas irregulares. Una vez que se tienen las medidas, se multiplica la longitud por el ancho para obtener los metros cuadrados de la habitación.

Ahora, es importante sumar un 5% o 10% extra de material para compensar las pérdidas por cortes y para tener suficiente material de repuesto en caso de que sea necesario reemplazar alguna pieza. Además, si la habitación tiene formas irregulares o zonas con recortes, se debe calcular la superficie de cada una de ellas y sumarlas al total.

Es importante tener en cuenta que algunos proveedores de tarima flotante ofrecen calculadoras en línea para ayudar a determinar la cantidad de material necesario para un proyecto en particular.

Elección de la tarima adecuada según el uso y tráfico del espacio

Si estás pensando en renovar el suelo de tu hogar o de cualquier espacio que quieras reformar, es importante tener en cuenta el uso y el tráfico que va a soportar la tarima. No todas las tarimas son iguales, y hay que elegir la mejor opción según nuestras necesidades y gustos.

¿Qué tipos de tarimas existen?

Las tarimas se pueden clasificar en dos categorías: macizas y flotantes. Las macizas están hechas de madera maciza y son más resistentes, pero también más caras. Las tarimas flotantes, por otro lado, están compuestas por varias capas de madera y son más económicas.

¿Qué tarima elegir según el uso y el tráfico del espacio?

Para zonas con mucho tráfico, como pasillos o salas de estar, es recomendable elegir una tarima de madera maciza con un grosor de al menos 15 mm. Este tipo de tarima es resistente a los golpes y al desgaste, lo que la hace ideal para lugares con un alto nivel de tráfico.

Para zonas con un tráfico moderado, como habitaciones o despachos, una tarima flotante puede ser suficiente. Las tarimas flotantes son más económicas y están disponibles en una amplia variedad de colores y diseños.

Consejos para elegir la tarima adecuada

- Elige una tarima que combine con la decoración de la habitación.

- Asegúrate de que la tarima tenga una buena resistencia al desgaste.

- Elige una tarima con una buena relación calidad-precio.

- Ten en cuenta el nivel de tráfico que va a soportar la tarima.

Siguiendo estos consejos y teniendo en cuenta el uso y el tráfico del espacio, podrás elegir la tarima adecuada para cada zona de tu hogar o de cualquier espacio que quieras reformar.

Acclimatación de las tablas en la habitación donde se instalarán

Antes de proceder a la instalación de una tarima flotante, es importante que las tablas estén acclimatadas a la habitación donde se van a instalar. Esto significa que las tablas deben estar expuestas a las mismas condiciones ambientales de humedad y temperatura de la habitación por un tiempo determinado antes de la instalación.

Esta acclimatación es necesaria porque las tablas pueden expandirse o contraerse ligeramente según las condiciones ambientales, y si no se acclimatan correctamente, pueden producirse grietas o deformaciones una vez instaladas.

Para acclimatar las tablas, se deben sacar de sus paquetes y colocar en la habitación donde se van a instalar, de manera que se puedan adaptar a las condiciones ambientales durante al menos 48 horas. Las tablas deben estar separadas entre sí y apiladas en posición horizontal, y se deben dejar espacios entre las pilas para que circule el aire.

Es importante que la habitación tenga una temperatura estable de entre 18 y 24 grados Celsius, y una humedad relativa de entre el 45% y el 65%. Si la habitación no tiene estas condiciones, se deben instalar equipos de climatización o deshumidificadores para ajustarlas.

Asegúrate de seguir este paso antes de comenzar la instalación.

Colocación de la capa de aislamiento acústico y térmico

La colocación adecuada de la capa de aislamiento acústico y térmico es clave para el éxito de una instalación de tarima flotante. La capa de aislamiento acústico y térmico se compone de un material especial que ayuda a reducir el ruido y a mantener la temperatura de la habitación. Aquí te explicamos cómo hacerlo:

Paso 1: Preparación de la superficie

Antes de colocar la capa de aislamiento, asegúrate de que la superficie esté limpia y libre de polvo y suciedad. Si hay alguna irregularidad, utiliza una masilla para nivelarla.

Paso 2: Colocación de la capa de aislamiento acústico y térmico

Coloca la capa de aislamiento en toda la superficie donde se va a instalar la tarima flotante. Asegúrate de que las tiras se superpongan y que el material no quede estirado. Corta los extremos sobrantes con un cutter.

Paso 3: Fijación de la capa de aislamiento acústico y térmico

Para fijar la capa de aislamiento, utiliza cinta adhesiva especial para tarimas flotantes. Coloca la cinta a lo largo de los bordes de la capa de aislamiento y asegúrate de que quede bien sujeta.

Siguiendo estas sencillas instrucciones, conseguirás una instalación de tarima flotante con una capa de aislamiento acústico y térmico adecuada para tu hogar.

Instalación de la tarima siguiendo una disposición equilibrada y visualmente atractiva

Cuando se trata de la instalación de tarima flotante en una vivienda, uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es la disposición de las tablas. Es esencial lograr una disposición equilibrada y visualmente atractiva para conseguir un resultado final espectacular.

Uno de los métodos más efectivos para lograr una disposición equilibrada es utilizar una técnica conocida como "instalación en diagonal". Esta técnica consiste en colocar las tablas de la tarima en un ángulo de 45 grados en relación a las paredes de la habitación. De esta manera, se consigue una sensación de amplitud y profundidad en la estancia, ya que los bordes de las tablas no siguen una línea recta paralela a las paredes.

Otro factor importante a tener en cuenta es la elección de las tablas de la tarima. Es recomendable optar por tablas con diferentes longitudes y anchuras para conseguir una disposición más natural y equilibrada. Asimismo, se pueden utilizar diferentes tonalidades y acabados para crear un diseño más creativo y visualmente atractivo.

La técnica de instalación en diagonal y la elección cuidadosa de las tablas son dos factores clave para lograr una disposición equilibrada y atractiva.

Artículos relacionados