¿Sabes cuáles son las partes del balcón que no son fachada?

¡Bienvenidos lectores! Si eres de los afortunados que cuentan con un balcón en casa, seguramente lo disfrutes mucho. Ya sea para tomar el sol, leer un libro o simplemente disfrutar de la vista, el balcón es un espacio que se puede aprovechar de muchas formas. Sin embargo, ¿sabías que no toda la superficie del balcón es fachada? En este artículo te explicaremos cuáles son las partes del balcón que no son fachada y por qué es importante conocerlas. ¡Continúa leyendo!

¿Qué partes del balcón no se consideran fachada?

Las barandillas o pasamanos no son fachada

Las barandillas o pasamanos de un balcón no se consideran parte de la fachada del edificio. Esto se debe a que su función principal es la de proteger a las personas de caídas, y no la de formar parte de la estructura de la fachada.

Las barandillas o pasamanos pueden estar fabricados en diversos materiales, como madera, hierro o acero inoxidable. Además, pueden ser de diferentes diseños y estilos, dependiendo del gusto del propietario y del estilo arquitectónico del edificio.

Es importante tener en cuenta que las barandillas o pasamanos deben estar instalados de forma segura y cumplir con las normas de seguridad vigentes. Para ello, es recomendable contratar a un profesional cualificado que realice la instalación.

Sin embargo, es importante que estén instalados de forma segura y cumplan con las normas de seguridad vigentes.

Los techos o marquesinas tampoco son considerados fachada

Si estás pensando en realizar reformas en tu balcón, es importante que conozcas qué partes del mismo se consideran fachada y cuáles no. En este sentido, es común pensar que todo lo que se encuentra en la parte frontal del balcón es fachada, pero esto no es del todo cierto.

Además de las paredes exteriores, elementos como los techos o marquesinas tampoco se consideran fachada. Esto se debe a que estos elementos no forman parte de la estructura principal del edificio y, por lo tanto, no tienen un impacto significativo en la apariencia del mismo.

Es importante tener en cuenta esta distinción al momento de llevar a cabo reformas en el balcón. Por ejemplo, si deseas instalar una marquesina en el balcón, no tendrás que preocuparte por obtener permisos especiales de construcción, ya que estos elementos no se consideran fachada.

Sin embargo, es importante asegurarse de cumplir con todas las normativas y regulaciones locales antes de llevar a cabo cualquier proyecto de construcción en el balcón.

Las celosías y enrejados instalados en el balcón no son fachada

Cuando se trata de la fachada de un edificio, es importante conocer qué elementos se consideran como tal y cuáles no. Esto es especialmente relevante cuando hablamos de reformas o mejoras en nuestro hogar, ya que existen limitaciones legales en cuanto a lo que podemos modificar en la fachada del edificio.

En este sentido, es importante tener en cuenta que las celosías y enrejados instalados en el balcón no se consideran fachada. Esto significa que podemos modificarlos o retirarlos sin necesidad de obtener permiso de la comunidad de propietarios o del ayuntamiento.

Por otro lado, es importante señalar que las celosías y enrejados instalados en el balcón pueden ser muy útiles para mejorar la privacidad, reducir el ruido y proteger del viento. Además, también pueden ser una solución estética muy interesante, ya que existen numerosos diseños y materiales disponibles en el mercado.

Sin embargo, es recomendable que consultes con un profesional para asegurarte de que la instalación cumple con todas las normativas y medidas de seguridad pertinentes.

Las cortinas o persianas que cuelgan del balcón no forman parte de la fachada

Cuando hablamos de fachada, nos referimos a la parte exterior de un edificio que da a la calle. Por lo general, las normativas urbanísticas establecen ciertas restricciones y limitaciones en cuanto a la intervención o modificación de la fachada de un edificio.

Sin embargo, en el caso de los balcones, no todas las partes que los componen se consideran fachada. Por ejemplo, las cortinas o persianas que cuelgan del balcón no forman parte de la misma, ya que se trata de elementos móviles y desmontables que no alteran la estética ni la configuración arquitectónica del edificio.

Por tanto, si estamos pensando en reformar o decorar nuestro balcón, podemos jugar con diferentes tipos de cortinas o persianas sin necesidad de solicitar permisos o autorizaciones especiales. Eso sí, siempre es recomendable informarse sobre las normas y regulaciones urbanísticas de nuestra localidad para evitar posibles sanciones o multas.

Los toldos o sombrillas que se colocan en el balcón no son considerados fachada

Cuando se habla de la fachada de una vivienda, se hace referencia a la parte exterior del edificio que da a la calle. Sin embargo, en el caso de los balcones, no todas las partes que los conforman se consideran fachada.

En concreto, los toldos o sombrillas que se colocan en el balcón no se consideran fachada, ya que no forman parte de la estructura del edificio y pueden ser retirados sin alterar la configuración de la fachada.

Esta distinción es importante a la hora de realizar reformas o mejoras en el balcón, ya que en algunos ayuntamientos se exige una autorización para modificar la fachada del edificio, pero no para colocar toldos o sombrillas en el balcón.

Además, los toldos o sombrillas son una solución muy útil para protegerse del sol y crear un espacio de sombra en el balcón, lo que permite aprovechar mejor este espacio durante los meses más calurosos del año.

  • Esto es importante a la hora de realizar reformas o mejoras en el balcón.
  • Los toldos o sombrillas son una solución útil para protegerse del sol y crear un espacio de sombra en el balcón.
  • Esto es importante a la hora de realizar reformas o mejoras en el balcón.
  • Los toldos o sombrillas son una solución útil para protegerse del sol y crear un espacio de sombra en el balcón.

Artículos relacionados