5 soluciones prácticas si tus radiadores no calientan correctamente

¡Bienvenidos a nuestro blog de reformas y mejoras para el hogar! En esta ocasión, queremos abordar un tema que afecta a muchos hogares durante los meses de invierno: la falta de calor en los radiadores. Si tus radiadores no están calentando adecuadamente, no solo es incómodo, sino que puede ser un indicativo de un problema mayor. En este artículo, te presentamos cinco soluciones prácticas que puedes implementar para asegurarte de tener una calefacción eficiente y efectiva en tu hogar. ¡Sigue leyendo para saber más!

¿Qué hago si no se calientan los radiadores?

Comprobar si el termostato está bien configurado

Cuando los radiadores de tu hogar no se calientan, una de las primeras cosas que debes comprobar es si el termostato está correctamente configurado. Es posible que sin darte cuenta lo hayas ajustado a una temperatura inferior a la que deseas, lo que provoca que los radiadores no se calienten lo suficiente.

A continuación, te mostramos cómo comprobar si el termostato está bien configurado:

Paso 1: Comprueba que el termostato esté encendido y en modo de calefacción. Paso 2: Verifica que la temperatura indicada en el termostato sea la deseada. Si no es así, ajusta la temperatura a la que desees. Paso 3: Si el termostato tiene temporizador, asegúrate de que esté configurado para que la calefacción se encienda en el momento en el que la necesites. Paso 4: Si tras realizar estas comprobaciones, los radiadores aún no se calientan, es posible que exista algún problema con el sistema de calefacción. En este caso, te recomendamos que contactes con un profesional para que revise la instalación.

Recuerda que mantener el termostato correctamente configurado no solo te permitirá disfrutar de un hogar más cálido y confortable, sino que también te ayudará a ahorrar en la factura de la luz.

Purgar los radiadores para eliminar el aire atrapado en su interior

Si alguna vez has notado que tus radiadores no se calientan correctamente, puede ser que haya aire atrapado en su interior. La solución a este problema es purgarlos.

Para purgar un radiador, sigue los siguientes pasos:

  1. Apaga la calefacción central.
  2. Espera a que los radiadores se enfríen por completo.
  3. Localiza la válvula de purga en el radiador. Esta suele estar en la parte superior del radiador en uno de los extremos.
  4. Coloca un recipiente debajo de la válvula de purga para recoger el agua que saldrá.
  5. Con una llave especial para purgar radiadores, gira la válvula en sentido contrario a las agujas del reloj para liberar el aire atrapado. Escucharás un silbido que indica que el aire está saliendo.
  6. Cuando el agua comience a salir, cierra la válvula de purga en sentido de las agujas del reloj.
  7. Repite este proceso en todos los radiadores de la casa.
  8. Enciende la calefacción central y verifica que los radiadores se calienten correctamente.

Purgar los radiadores es un proceso sencillo que se puede hacer en casa sin necesidad de llamar a un profesional. Si tienes problemas para purgar los radiadores o notas que el problema persiste, puede ser que necesites ayuda profesional.

Verificar si las válvulas de los radiadores están abiertas correctamente

Si notas que tus radiadores no se están calentando como deberían, es posible que el problema esté en las válvulas. A continuación, te explicamos cómo verificar si las válvulas de los radiadores están abiertas correctamente:

  1. Lo primero que debes hacer es asegurarte de que el termostato esté encendido y programado correctamente.
  2. Luego, revisa que todas las válvulas de los radiadores estén abiertas. Si alguna válvula está cerrada, ábrela completamente.
  3. Asegúrate de que la válvula de suministro de agua del radiador esté completamente abierta.
  4. Si después de hacer lo anterior el radiador sigue sin calentar, es probable que haya aire atrapado en el sistema. En este caso, necesitarás purgar el radiador. Para hacer esto, abre la válvula del purgador con una llave inglesa hasta que salga agua en lugar de aire.
  5. Por último, si has seguido todos estos pasos y el radiador sigue sin calentar, es posible que el problema esté en la bomba del sistema de calefacción o en el intercambiador de calor. En este caso, es recomendable que llames a un profesional para que lo revise.

Recuerda que es importante mantener tus radiadores en buen estado para que tu hogar esté cálido y acogedor durante los meses de invierno.

Revisar el estado de las tuberías para detectar posibles obstrucciones

Un problema habitual en los sistemas de calefacción es que los radiadores no se calienten correctamente. Una de las causas más comunes es una obstrucción en las tuberías, lo que impide que el agua caliente llegue correctamente a los radiadores.

Para detectar este tipo de problemas, lo primero que debemos hacer es revisar el estado de las tuberías. En ocasiones, podemos encontrar alguna obstrucción que impida el paso del agua. Si encontramos alguna obstrucción, podemos intentar eliminarla utilizando algún producto químico específico o, en casos más graves, tendremos que llamar a un fontanero especializado.

Otro factor que puede provocar obstrucciones en las tuberías es la acumulación de suciedad y óxido en su interior. Para evitar este problema, es recomendable realizar una limpieza periódica de las tuberías. Para ello, podemos utilizar productos específicos para la limpieza de sistemas de calefacción o bien recurrir a un fontanero que realice esta tarea de forma profesional.

Conclusión

Revisar el estado de las tuberías es una tarea fundamental para detectar posibles obstrucciones y prevenir problemas en el sistema de calefacción. Es importante realizar una limpieza periódica de las tuberías para evitar la acumulación de suciedad y óxido, lo que puede provocar obstrucciones en el futuro. Si detectamos alguna obstrucción, es recomendable utilizar productos químicos específicos o llamar a un fontanero especializado para solucionar el problema.

Llamar a un técnico especializado si el problema persiste

Si después de haber realizado las comprobaciones previas, los radiadores todavía no se calientan, puede ser que el problema sea más complicado de resolver. En este caso, lo más recomendable es llamar a un técnico especializado que pueda identificar y solucionar el problema de manera adecuada.

Algunas de las posibles causas de un mal funcionamiento de los radiadores pueden ser problemas con la caldera o el termostato, la obstrucción en las tuberías o el aire atrapado en el sistema de calefacción. Un técnico especializado podrá diagnosticar el problema y realizar las reparaciones necesarias para que los radiadores vuelvan a funcionar correctamente.

Es importante recordar que intentar reparar los radiadores por cuenta propia sin tener conocimientos técnicos puede resultar en un daño mayor y aumentar el costo de la reparación. Además, manipular la caldera o el sistema de calefacción puede ser peligroso y poner en riesgo la seguridad de la vivienda.

Artículos relacionados