Cómo instalar una manilla en el otro lado de una puerta

Cómo instalar una manilla en el otro lado de una puerta.

Si alguna vez te has encontrado en la situación de tener que abrir una puerta desde el otro lado donde no hay manilla, sabrás lo frustrante que puede ser. Pero no te preocupes, ¡la solución es bastante sencilla! En este artículo te enseñaremos todo lo que necesitas saber para instalar una manilla en el otro lado de una puerta. Ya sea que estés renovando tu hogar o simplemente necesites hacer algunos ajustes, este tutorial te guiará a través del proceso paso a paso para que puedas lograrlo con éxito. ¡Empecemos!

¿Puedo poner una manilla al otro lado de esta puerta?

Compra una manilla para la puerta

Si te has preguntado si es posible poner una manilla al otro lado de la puerta, la respuesta es sí. Sin embargo, es importante asegurarse de que la puerta cuente con los orificios necesarios y que la manilla sea compatible con el tipo de puerta.

Antes de comprar una manilla, es importante medir el grosor de la puerta y el tamaño de los agujeros existentes para asegurarte de que la manilla se ajuste correctamente. Además, debes tener en cuenta la orientación de la manilla, ya que algunas son específicas para puertas izquierdas o derechas.

Existen diferentes tipos de manillas de puerta, desde las más simples hasta las más sofisticadas con cerraduras incorporadas. Si estás buscando una manilla para una puerta interior, una manilla simple será suficiente. Sin embargo, si necesitas una manilla para una puerta exterior, es recomendable optar por una con cerradura.

En cuanto al material, las manillas de puerta pueden estar fabricadas en diferentes materiales, como acero inoxidable, latón o aluminio. Elige el material que mejor se adapte a tus necesidades y presupuesto.

Verifica el grosor de la puerta

Antes de considerar poner una manilla a la puerta desde el otro lado, es importante que verifiques el grosor de la puerta. Si la puerta es demasiado delgada, es posible que no tenga suficiente espacio para la manilla en el otro lado. Si la puerta es demasiado gruesa, puede que necesites una manilla más larga que se adapte a su ancho.

Para medir el grosor de la puerta, necesitarás una cinta métrica o un calibre de profundidad. Mide la puerta en varios puntos diferentes para asegurarte de que el grosor es consistente en todo su ancho. Si la puerta tiene un grosor uniforme, deberías poder instalar una manilla en el otro lado sin problemas.

Si la puerta es demasiado delgada, es posible que debas considerar otras opciones en lugar de una manilla, como una perilla o un tirador. Si la puerta es demasiado gruesa, es posible que debas buscar una manilla que se adapte a su ancho o considerar la posibilidad de cortar la puerta para instalar una manilla.

Verificar el grosor de la puerta es un paso importante antes de instalar una manilla en el otro lado. Si tienes alguna duda sobre el grosor de la puerta o la manilla que deseas instalar, consulta a un profesional para obtener ayuda.

Prepara las herramientas necesarias

Antes de comenzar a instalar una manilla en el otro lado de la puerta, es importante asegurarse de tener todas las herramientas necesarias a mano. Aquí te dejamos una lista de las herramientas básicas que necesitarás:

  • Taladro eléctrico
  • Broca de madera o metal, dependiendo del tipo de puerta
  • Cinta métrica
  • Lápiz
  • Destornillador
  • Manilla de puerta
  • Tornillos de fijación

Asegúrate de que las herramientas que elijas sean de buena calidad y estén en buen estado. Si no tienes alguna de las herramientas de la lista, es recomendable que las adquieras antes de intentar instalar la manilla en el otro lado de la puerta.

Una vez que tengas todas las herramientas necesarias, podrás comenzar a preparar la puerta para la instalación de la manilla.

Retira la manilla antigua

Si estás pensando en poner una nueva manilla en tu puerta, lo primero que debes hacer es retirar la manilla antigua. Para ello, sigue estos sencillos pasos:

  • 1. Utiliza un destornillador para retirar los tornillos que sujetan la manilla a la puerta.
  • 2. Una vez retirados los tornillos, separa las dos piezas de la manilla con cuidado.
  • 3. Retira la placa de la cerradura con un destornillador.
  • 4. Si la manilla antigua tiene una roseta, retírala también con el destornillador.

Recuerda que es importante tener cuidado al retirar la manilla antigua para evitar dañar la puerta o la cerradura. Una vez retirada la manilla antigua, ya estarás listo para instalar la nueva manilla en la puerta.

Perfora un agujero en el otro lado de la puerta

Si tienes una puerta que solo se puede abrir desde un lado y quieres poner una manilla en el otro, necesitarás perforar un agujero en el otro lado de la puerta. Sigue estos pasos:

  1. Compra una manilla que se adapte a la puerta. Asegúrate de que la manilla vaya a la derecha o a la izquierda según sea necesario para la puerta.
  2. Mide la distancia desde el borde de la puerta hasta el centro del agujero de la manilla en el lado opuesto.
  3. Usando una cinta métrica y un lápiz, marca la posición del agujero de la manilla en el otro lado de la puerta.
  4. Usa una broca para hacer el agujero. Asegúrate de que la broca sea del mismo tamaño que el agujero de la manilla. Si no estás seguro del tamaño, mide el agujero con un calibre.
  5. Perfora el agujero en el otro lado de la puerta. Ten cuidado de no perforar demasiado profundo ni demasiado cerca del borde de la puerta.
  6. Inserta la manilla en el agujero y asegúrala según las instrucciones del fabricante.

Con estos pasos, podrás poner una manilla en el otro lado de la puerta y tener acceso desde ambos lados.

Inserta la varilla de la manilla en el agujero

Cuando te enfrentas a la tarea de instalar una manilla en una puerta, es posible que te preguntes si puedes poner una manilla en el otro lado de la puerta. La respuesta es sí, pero debes asegurarte de que la puerta tenga un agujero de manilla en ambos lados.

Para insertar la varilla de la manilla en el agujero, sigue estos pasos:

1. Alinea la varilla de la manilla con el agujero en la puerta.

2. Inserta la varilla en el agujero y asegúrate de que esté en posición vertical.

3. Si la varilla no se inserta completamente, es posible que debas ajustar la posición de la manilla para que la varilla se alinee con el agujero.

4. Una vez que la varilla esté completamente insertada, prueba la manilla para asegurarte de que se mueve suavemente y no está suelta.

Si tienes problemas para insertar la varilla de la manilla en el agujero, asegúrate de que el agujero sea lo suficientemente grande para la varilla y que no haya obstrucciones en el camino. También puedes intentar lubricar la varilla con aceite o lubricante en aerosol para que se deslice más fácilmente en el agujero.

Para insertar la varilla de la manilla en el agujero, alinea la varilla con el agujero, inserta la varilla y asegúrate de que esté en posición vertical. Si tienes problemas, verifica el tamaño del agujero y lubrica la varilla para que se deslice más fácilmente.

Artículos relacionados