¿Estás pensando en renovar tu hogar y te gustaría mover algunos radiadores de lugar? Si es así, es importante que sepas que desplazar radiadores puede ser una tarea algo complicada si no se realiza correctamente. En este artículo te explicaremos todo lo que necesitas saber para llevar a cabo esta tarea con éxito, desde los materiales y herramientas necesarios hasta los pasos a seguir para realizar el desplazamiento de manera segura y eficiente. ¡Sigue leyendo para conocer más!

Todo lo que necesitas saber sobre desplazar radiadores en tu hogar.

Por qué desplazar radiadores

Desplazar un radiador puede parecer una tarea complicada e innecesaria, pero en realidad puede ser una gran solución para mejorar el confort en el hogar. A continuación, te explicamos algunas razones por las que podrías considerar desplazar tu radiador:

¿Es posible desplazar el radiador de la calefacción central?
  • Mejor distribución de calor: Si el radiador está ubicado en un lugar que no es el más adecuado, puede que no esté proporcionando el calor de manera uniforme en la habitación. Desplazarlo a un lugar más estratégico puede mejorar la distribución del calor y hacer que la temperatura sea más agradable y constante.
  • Optimización del espacio: En ocasiones, los radiadores pueden ocupar un espacio valioso en una habitación. Al desplazarlos, se puede aprovechar mejor el espacio y obtener una mayor sensación de amplitud.
  • Mejora en la eficiencia energética: Si el radiador está ubicado en un lugar donde está obstaculizado por muebles o cortinas, puede que esté trabajando de manera menos eficiente de lo que podría. Desplazarlo a un lugar más abierto y despejado puede mejorar su rendimiento y, por lo tanto, reducir el consumo de energía.

Si estás considerando desplazar tu radiador, asegúrate de contratar a un profesional para que lo haga correctamente y garantice su correcto funcionamiento.

Cuándo es necesario desplazar un radiador

Desplazar un radiador de la calefacción central puede ser una tarea complicada, pero en algunos casos es necesaria para mejorar la eficiencia de la calefacción y el confort en el hogar.

A continuación, te mostramos algunos casos en los que puede ser necesario desplazar un radiador:

  • Redistribución de calor: si la calefacción no calienta de manera uniforme todas las habitaciones de la casa, puede ser necesario desplazar un radiador para redistribuir el calor de manera más eficiente.
  • Reforma o remodelación: si estás haciendo una reforma en tu hogar, es posible que necesites desplazar un radiador para adaptarlo a los nuevos espacios y diseños.
  • Obstrucción del radiador: si el radiador está obstruido por muebles u otros objetos, es posible que no esté funcionando de manera eficiente. En este caso, es necesario desplazar el radiador para que pueda funcionar correctamente.

Si necesitas desplazar un radiador, te recomendamos que acudas a un profesional para que lo haga por ti. Desplazar un radiador de manera incorrecta puede generar fugas en el sistema de calefacción central y causar problemas mayores.

Qué herramientas necesitas para desplazar un radiador

Desplazar un radiador de la calefacción central puede parecer una tarea complicada, pero con las herramientas adecuadas y un poco de conocimiento, es posible hacerlo sin necesidad de llamar a un técnico.

Antes de comenzar, es importante mencionar que el desplazamiento de un radiador es una tarea que requiere un cierto nivel de habilidad y conocimiento, por lo que si no te sientes seguro, siempre es recomendable contratar a un profesional.

Las herramientas necesarias para desplazar un radiador son las siguientes:
  • Llave inglesa ajustable
  • Pegamento para roscas
  • Teflón o cinta de sellado
  • Destornillador
Pasos para desplazar un radiador:
  1. Cierra la llave de paso del radiador a desplazar y espera a que se enfríe.
  2. Desenrosca las tuercas que sujetan el radiador a los tubos de la calefacción central, utilizando una llave inglesa ajustable.
  3. Una vez que hayas desenroscado las tuercas, retira el radiador de la pared y colócalo en una superficie plana para trabajar con él.
  4. Aplica pegamento para roscas en los extremos de los tubos de la calefacción donde se unirán las tuercas.
  5. Coloca teflón o cinta de sellado en las roscas antes de unir las tuercas con los tubos de la calefacción.
  6. Asegúrate de que los tubos estén bien apretados y sin fugas.
  7. Coloca el radiador en su nueva ubicación y vuelve a conectarlo a los tubos de la calefacción.
  8. Abre la llave de paso del radiador y enciende la calefacción para asegurarte de que todo funcione correctamente.
Conclusión:

Desplazar un radiador de la calefacción central puede ser una tarea desafiante, pero con las herramientas adecuadas y un poco de conocimiento, es posible hacerlo sin problemas. Recuerda que si no te sientes seguro, siempre es mejor llamar a un técnico profesional para evitar daños o accidentes.

Pasos para desplazar un radiador

Si estás pensando en cambiar la distribución de tu hogar, quizás necesites desplazar un radiador de la calefacción central. A continuación, te explicamos los pasos que debes seguir para hacerlo de forma correcta:

  1. Apaga la calefacción: antes de comenzar a trabajar en el radiador, asegúrate de que la calefacción está apagada y el sistema de agua fría.
  2. Vacía el circuito: con una llave de vaciado, vacía el agua del radiador y del circuito. Asegúrate de colocar un recipiente debajo para recoger el agua.
  3. Desconecta el radiador: desconecta el radiador de las tuberías y asegúrate de que no quedan restos de agua en su interior.
  4. Moviliza el radiador: con ayuda de otra persona, desplaza el radiador al lugar donde deseas instalarlo. Si es necesario, utiliza un carro o una carretilla para moverlo con facilidad.
  5. Instala el radiador: vuelve a conectar el radiador a las tuberías y asegúrate de que queda bien fijado.
  6. Llena el circuito: cierra las llaves de vaciado y abre las llaves de llenado para que el circuito se vuelva a llenar de agua.
  7. Purga el radiador: con ayuda de una llave de purgado, elimina el aire que pueda haber quedado en el interior del radiador.
  8. Enciende la calefacción: por último, enciende la calefacción y comprueba que el radiador funciona correctamente.

Siguiendo estos pasos, podrás desplazar un radiador de la calefacción central sin problemas y sin necesidad de llamar a un profesional. Recuerda que si tienes dudas o no te sientes seguro, siempre es recomendable contar con la ayuda de un especialista en calefacción.

Consideraciones para la ubicación del radiador

Desplazar el radiador de la calefacción central es una tarea que se puede realizar sin problemas, pero es importante tener en cuenta algunas consideraciones para lograr un buen resultado:
  • Ubicación adecuada: Es importante elegir el lugar adecuado para desplazar el radiador. Debe ser un sitio donde se distribuya el calor de forma uniforme y se aproveche al máximo su capacidad de calefacción.
  • Distancia de la tubería: La tubería de la calefacción central debe estar a una distancia adecuada del radiador para evitar problemas con la conexión. Un profesional puede asesorar en este aspecto.
  • Compatibilidad de la válvula: Es importante comprobar que la nueva ubicación permita la compatibilidad de la válvula del radiador. De lo contrario, se deberá cambiar la válvula para asegurar su correcto funcionamiento.
  • Soporte resistente: El soporte del radiador debe ser resistente y adecuado para soportar el peso del radiador. Si se necesita instalar un nuevo soporte, se debe comprobar que sea adecuado para el tipo de pared en la que se instalará.

Si se tienen dudas o no se cuenta con las herramientas adecuadas, lo mejor es contactar a un profesional para que realice el trabajo de manera segura y eficiente.

Cómo purgar el radiador después de desplazarlo

Si has desplazado el radiador de la calefacción central de tu hogar, es posible que necesites purgarlo para asegurarte de que no haya aire en el sistema. Esto es importante porque el aire en el radiador puede impedir que el agua caliente fluya correctamente. Purgar el radiador es un proceso sencillo que puedes hacer tú mismo siguiendo estos pasos:

  1. Primero, asegúrate de que la calefacción central esté apagada y el radiador esté frío.
  2. Localiza la válvula de purga en el radiador. Esta es una pequeña válvula en la parte superior del radiador que se parece a un tornillo.
  3. Coloca un recipiente debajo de la válvula de purga para recoger el agua que saldrá.
  4. Gira la válvula de purga en sentido contrario a las agujas del reloj con una llave inglesa hasta que empiece a salir agua. Mantén la válvula abierta hasta que no salga más aire y solo salga agua.
  5. Una vez que solo salga agua, cierra la válvula de purga girándola en sentido de las agujas del reloj.
  6. Por último, enciende la calefacción central y comprueba que el radiador está funcionando correctamente.

Siguiendo estos pasos, podrás purgar el radiador después de desplazarlo y asegurarte de que el sistema de calefacción central de tu hogar funcione sin problemas.

Artículos relacionados