¿Estás cansado de lidiar con una cerradura que no funciona correctamente? La buena noticia es que no siempre es necesario llamar a un cerrajero para repararla. En este artículo, te mostraremos 5 pasos simples para reparar una cerradura en casa. Desde identificar el problema hasta reemplazar piezas, con estos pasos podrás solucionar la mayoría de los problemas comunes que pueden surgir con las cerraduras. Sigue leyendo para aprender cómo reparar una cerradura en casa y ahorrar dinero en reparaciones costosas.

5 pasos simples para reparar una cerradura en casa.

Identificar el problema de la cerradura

Si tienes problemas para abrir la cerradura de tu puerta, es importante que primero identifiques cuál es el problema.

¿Como lo hago para reparar esta cerradura?

Aquí te dejamos algunos pasos que pueden ayudarte a saber qué está pasando con tu cerradura:

  • Revisa si la llave entra sin problemas y si gira con facilidad. Si tienes que forzar la llave para que gire, es posible que la cerradura esté desgastada o que haya algún objeto atascado en el interior.
  • Si la llave gira pero la puerta no se abre, es probable que el mecanismo de la cerradura esté dañado o bloqueado.
  • Si la llave no gira en absoluto, es posible que la cerradura esté oxidada o que la llave no esté bien cortada.

Recuerda que si la cerradura de tu puerta presenta alguno de estos problemas, es importante que la repares lo antes posible para evitar problemas mayores en el futuro. Si no te sientes seguro realizando la reparación por ti mismo, no dudes en buscar la ayuda de un profesional.

Reunir las herramientas necesarias para la reparación

Cuando se trata de reparar una cerradura, es importante contar con las herramientas adecuadas para poder hacerlo bien y sin causar más daño. A continuación, se presentan las herramientas básicas que se necesitarán para reparar una cerradura:

  • Destornillador: para retirar los tornillos que sujetan la cerradura a la puerta.
  • Llave inglesa: para ajustar los tornillos que sujetan la cerradura.
  • Lubricante: para aflojar las piezas de la cerradura que puedan estar atascadas.
  • Limpiador de contactos eléctricos: para limpiar los contactos de la cerradura.
  • Pinzas: para retirar las piezas pequeñas de la cerradura.
  • Cepillo de cerdas suaves: para limpiar la cerradura y retirar el polvo y la suciedad.

Asegúrese de tener todas estas herramientas a mano antes de comenzar el trabajo. Si no las tiene, se pueden adquirir en una ferretería o tienda de mejoras para el hogar. También es importante recordar seguir las instrucciones del fabricante y trabajar con cuidado para evitar causar daños adicionales a la cerradura o a la puerta.

Desmontar la cerradura y examinar las piezas internas

Uno de los problemas más comunes con las cerraduras es que se atascan o dejan de funcionar correctamente. Si te encuentras en esta situación, lo primero que debes hacer es desmontar la cerradura y examinar las piezas internas.

Para hacer esto, necesitarás las herramientas adecuadas, como un destornillador y pinzas. Una vez que tengas las herramientas listas, sigue estos pasos:

1. Retira los tornillos que sujetan la cerradura a la puerta con el destornillador.

2. Con cuidado, extrae la cerradura de la puerta y colócala sobre una superficie plana y limpia.

3. Usa las pinzas para retirar las piezas internas de la cerradura, como el pestillo y el cilindro de la llave.

4. Examina cada pieza cuidadosamente en busca de signos de desgaste, daño o suciedad. Si encuentras algún problema, tendrás que reemplazar la pieza defectuosa.

5. Si todo parece estar en buen estado, limpia cada pieza con un paño seco y vuelve a colocarlas en la cerradura.

6. Una vez que hayas terminado de examinar y limpiar todas las piezas, vuelve a colocar la cerradura en la puerta y atornilla los tornillos para asegurarla.

Al desmontar y examinar las piezas internas de la cerradura, podrás identificar y solucionar cualquier problema que esté impidiendo que funcione correctamente. Recuerda seguir estos pasos con cuidado para evitar dañar la cerradura o cualquier otra parte de la puerta.

Reemplazar las piezas dañadas o limpiar la cerradura si es necesario

Si estás teniendo problemas para abrir o cerrar una cerradura, es posible que debas reemplazar algunas piezas dañadas o simplemente limpiar la cerradura. A continuación, te presentamos algunos consejos útiles para solucionar los problemas más comunes con las cerraduras.

Reemplazar piezas dañadas
  • Si la llave gira pero la cerradura no se abre, es posible que la pieza que conecta el cilindro de la cerradura con el pestillo esté dañada. Esta pieza se llama varilla de accionamiento, y suele ser fácil de reemplazar.
  • Si la llave no gira en absoluto, puede haber un problema con el cilindro de la cerradura. Esta pieza es responsable de hacer que la cerradura se abra y se cierre correctamente. Si el cilindro está dañado, es posible que deba reemplazar toda la cerradura.
Limpiar la cerradura
  • Si la cerradura está sucia, es posible que la llave no pueda girar correctamente. Si este es el caso, simplemente limpia la cerradura con un spray de lubricante de silicona y un cepillo de dientes suave. Asegúrate de limpiar cuidadosamente tanto el cilindro de la cerradura como el mecanismo de la cerradura.
  • Si la cerradura está oxidada, es posible que debas limpiarla con un limpiador de metales o un spray de lubricante antioxidante. Asegúrate de seguir las instrucciones del fabricante y de usar guantes de protección.

Con estos consejos, podrás solucionar los problemas más comunes con las cerraduras. Si aún así no puedes solucionar el problema, es posible que debas llamar a un cerrajero profesional para que te ayude.

Volver a armar la cerradura y comprobar su funcionamiento

Cuando una cerradura empieza a fallar, lo primero que se debe hacer es desmontarla para verificar su estado y determinar si necesita limpieza, lubricación o reparación. Si después de la revisión se determina que la cerradura está en buen estado, es hora de volver a armarla.

Aquí te dejamos los pasos para volver a armar la cerradura:

Materiales necesarios:

- Destornillador

- Aceite lubricante

- Cerradura desmontada

Pasos a seguir:

1. Coloca la pieza interior de la cerradura en su lugar correspondiente en la puerta.

2. Inserta el cilindro de la cerradura en el orificio de la pieza interior.

3. Asegúrate de que el cilindro esté alineado correctamente y que encaje en su lugar.

4. Coloca la pieza exterior en su lugar correspondiente en la puerta.

5. Alinea la pieza exterior con el cilindro de la cerradura y asegúrate de que encaje correctamente en su lugar.

6. Atornilla la pieza exterior a la puerta, asegurándote de que esté bien sujeta.

7. Lubrica la cerradura con aceite lubricante para garantizar su funcionamiento adecuado.

Una vez que hayas vuelto a armar la cerradura, es importante comprobar que funcione correctamente. Prueba la cerradura varias veces para asegurarte de que se abre y se cierra sin problemas. Si notas algún problema, es posible que tengas que volver a desmontar la cerradura para revisarla nuevamente o realizar alguna reparación adicional.

Artículos relacionados